martes, 24 de marzo de 2015

Debajo de los cerezos en flor...







Ya está aquí la primavera y hoy quiero reflexionar sobre esta época del año, hacer una parada en lo que significa, observarla y aprender de ella, y lo haré a través de la cultura japonesa.

A menudo pasamos de estación en estación ajenos a lo que acontece en ella, en mi opinión un gran error. El invierno debería ser una época en la que tendríamos que estar ocupados en la realización de las tareas que nos hubiéramos marcado en el otoño. El frío invita al recogimiento, no es una época en la que tomar grandes decisiones y en la naturaleza los animales y las plantas intentan gastar poca energía para sobrevivir al frío.

La primavera marca el despertar, la floración de lo que hemos sembrado, todo está más receptivo, la gente más abierta, apetece hacer cosas nuevas. En la naturaleza todo florece y los animales se aparean. Nos sentimos con más energía para tomar decisiones.

Ya sabéis que me gusta mirar hacia Japón y descubrir su cultura y como aplican sus creencias y valores a su día a día. En España muchas veces siento que hemos desconectado nuestra manera de vivir de nuestras creencias, y que vivimos una vida estándar, socialmente impuesta, pero sin una filosofía y valores humanos detrás que la expliquen. Luego cada uno tenemos nuestras creencias, pero todos vivimos y hacemos lo mismo, y esto me parece una incongruencia que muchas veces nos provoca desilusión con la vida que llevamos.


¿Y cómo celebran en Japón la llegada de la primavera? Pues se sientan debajo de los árboles a contemplarla. Eso es el hanami (花見), que significa "mirar las flores", pero ¿qué flores?, las del cerezo, el sakura (桜) por ser la primera que florece.

Es una tradición milenaria que nace en el Período de Nara (s. VII) como un entretenimiento de la aristocracia, que primero contemplaban la flor del ciruelo, pero poco a poco el cerezo le fue quitando protagonismo hasta convertirse en la flor no oficial de Japón.


Esta tradición arraigó en la filosofía del país a través del sintoísmo y el budismo, centro del pensamiento filosófico-religioso de Japón:
- El sintoísmo da un papel fundamental a la contemplación de la naturaleza y sus acontecimientos.
- El budismo habla de lo efímero de la existencia.

Así, la bella y delicada flor del cerezo, aúna estas dos filosofías representando la brevedad de la existencia y el pasar incesante del tiempo.

Por lo tanto, el hanami no es sólo mirar la floración, sino reconocernos en ella, identificarnos con esa explosión de fuerza y belleza efímera, que deja atrás el periodo invernal y da paso a una nueva etapa, un nuevo comienzo.

En todo el país se celebra el hanami entre finales de marzo y mediados de abril, comenzando por el sur donde empiezan a florecer antes los sakura, hasta el norte. Existen circuitos y mucha gente visita Japón en estas fechas. Aquí tenéis las fechas de 2015:


UbicaciónComienzoPronóstico para mejor observación.
TokyoMarzo 24Marzo 31 a Abril 8
KyotoMarzo 27Abril 2 al 10
KagoshimaMarzo 25Abril 1 al 9
KumamotoMarzo 22Marzo 30 a Abril 7
FukuokaMarzo 22Marzo 29 a Abril 6
HiroshimaMarzo 26Abril 1 al 9
MatsuyamaMarzo 24Marzo 30 a Abril 7
TakamatsuMarzo 27Abril 2 al 10
OsakaMarzo 27Abril 2 al 10
NaraMarzo 29Abril 2 al 10
NagoyaMarzo 24Marzo 31 a Abril 8
YokohamaMarzo 24Marzo 31 a Abril 8
KanazawaAbril 3Abril 7 al 15



sakura














Los japoneses salen a la calle, pasan el día debajo de los cerezos, incluso hay que ir con tiempo para reservar buen sitio, tarea que en las empresas se encarga a los recién llegados.
Se leen haikus (poemas), se toma sake, se hacen ceremonias del té...








Es habitual que muchas japonesas se pongan kimono para ir al hanami, así una vez más en Japón conviven con la mayor naturalidad la tradición con la modernidad.













Tradicionales cajas "bento" de picnic.





Hasta el autobus está invadido de sakura.



La flor de sakura ha pasado a formar parte de la vida de los japoneses y podemos encontrarla en estampados de kimonos, en precisos papeles de origami, hecha licor e incluso galletas. 













En este libro,  Cherry Blossoms /Anglais/Japonais, podréis disfrutar de preciosas ilustraciones tradicionales en las que la flor del cerezo es la protagonista junto con escenas japonesas:




Y por último, una imagen que me viene a la memoria. Cuando estuve visitando Washington, me llamaron la atención la cantidad de cerezos que hay alrededor de la Casa Blanca, era marzo y estaban en flor. Pregunté si había algún motivo por el que habían plantado tantos cerezos, y si, son un homenaje a los japoneses que murieron en Hiroshima y Nagasaki como consecuencia de las bombas atómicas que lanzaron los americanos en la II Guerra Mundial.

Fotos vía flickr

¡¡Espero os haya gustado este post, 
en el que simplemente quería reflexionar con vosotros
debajo de un árbol en flor!!

✭✭✭




Te invitamos a que conozcas nuestra
  productos diseñados y hechos por nosotros!!

 Deliving Shop



4 comentarios:

  1. Wow María preciosisimo post, me encanta lo de celebrar el cambio estacional, de hecho una de mis mejores amigas felicita siempre estas celebraciones enviando sms como si de un cumpleaños se tratara.
    Besitos

    ResponderEliminar
  2. Q bonito todo. Las telas tradicionales japonesas me apasionan tienen una delicadeza única! Precioso post!!! Besos

    ResponderEliminar
  3. Muy interesante el post, sobre todo la reseña histórica del final.
    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Me encanta este post María!! Ya sabes mi debilidad por la cultura japonesa, da gusto como valoran los pequeños detalles, me parece una genial idea que el florecimiento de los cerezos se convierta en un acto de celebración tan especial.
    Yo tuve la suerte de vivirlo el año pasado y es impresionante.
    Besos

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...