domingo, 14 de octubre de 2012

El arte en la cerámica japonesa

Una de las disciplinas artísticas que están en los cimientos de Deliving, es la cerámica.
Este es nuestro primer post dedicado a esta disciplina y por eso queremos explicar o mostrar cuál es nuestro concepto de la cerámica y qué significa el barro, la arcilla o la "tierra" (como preferimos llamarla), para nosotros.

La tierra es uno de los primeros materiales que el hombre comienza a modelar para cubrir sus necesidades, y seguimos haciéndolo. La cerámica ha sido una superviviente de la historia y en ella se han ido proyectando las distintas corrientes artísticas. Pero su proceso ha evolucionado poco, podemos decir que la cerámica ha sufrido pocas transformaciones tecnológicas y sigue siendo un proceso muy manual y que en muchos países no ha evolucionado desde hace siglos. Sólo necesitamos barro, nuestras manos y un horno (que puede ser de leña, ni si quiera de gas) para crear un objeto cerámico.

En España la cerámica siempre se ve ligada a la polémica de si es arte o es artesanía, no se la ha integrado en circuitos artísticos ni considerado al mismo nivel que otras disciplinas artísticas. En otros países sin embargo, la cerámica si está en el círculo. Es lo que ocurre por ejemplo con la cerámica japonesa, muy bien considerada en todo el mundo, aunque estemos hablando de un simple jarrón o una tetera. Quizás porque la evolución artística de los japoneses ha ido ligada a su manera de entender lo que les rodea, su día a día, es un todo, una filosofía, que proyectan en lo que hacen. Y se respira esa filosofía en los jardines, en la ceremonia del té, en sus templos, en cómo trabajan la madera... El arte es introspección e interrelación con la naturaleza representada en todos los objetos, desde los más ornamentados hasta los más sencillos y cotidianos. Lo cual queda de manifiesto en el valor que otorgan a la imperfección, al sentido efímero y emocional de las cosas.

Para los japoneses, la paz y la armonía están asociadas a la calidez y la comodidad, cualidades a su vez que son fiel reflejo de su concepto de la belleza. Los artistas y artesanos japoneses tienen un elevado grado de vinculación con su obra, sintiendo los materiales como parte esencial de su vida y de su comunicación con el ambiente que les rodea.

Influyó mucho en el desarrollo artístico japonés el budismo, en concreto la variante "zen" que hacía incapié en unas "reglas de vida" y que se basa en siete principios estéticos:
  1. - fukinsei (asimetría), forma de negar la perfección para conseguir el equilibrio presente en la naturaleza;
  2. - kanso (austeridad), eliminar lo innecesario y superfluo para descubrir la simplicidad de la naturaleza;
  3. - kokō (dignidad solitaria), cualidad que las personas y objetos adquieren con el paso del tiempo y les proporciona una mayor pureza de su esencia;
  4. - shizen (naturalidad), que está ligada a la sinceridad, lo natural es auténtico e incorruptible;
  5. - yūgen (profundidad), esencia verdadera de las cosas, que trasciende su mera materialidad, su aspecto superficial;
  6. - datsuzoku (desapego), libertad en la práctica de las artes, cuya misión es liberar el espíritu, no controlarlo –así, el arte prescinde de todo tipo de normas y reglas-;
  7. - seiyaku (serenidad interior), estado de quietud, de sosiego, necesario para que fluyan los seis principios anteriores. La concepción zen de que tiene más importancia la búsqueda de perfección que la propia perfección.

Ahora, sabiendo esto, podemos ver el trabajo de este ceramista japonés Yakimono Todakobo. Descubrir que más allá de una taza, un plato y una tetera hay una manera de entender lo que le rodea, una intención, un discurso artístico, un proceso personal, un diálogo con lo que le rodea. Y si el vaso es asimétrico y el cuenco imperfecto no es porque no sepa hacerlo mejor. Que la sutileza de sus esmaltes y la elegancia de sus formas austeras responden a una búsqueda cotidiana y a un equilibrio que trasciende el objeto. Y que el barro, es un soporte perfecto y legítimo para transmitir todo esto.

Cuando encontré la web de este ceramista japonés no entendí nada porque sólo está en japonés, pero viendo las fotos de su galería de trabajos consiguió transmitirme sensaciones de paz, de calidez, de que esos objetos son imperfectamente perfectos, no necesitan más, equilibrio...

¿Acaso no consiste en esto el Arte?...


Fotos: sizima






























Image and video hosting by TinyPic





  Te invitamos a que nonozcas nuestra
  productos diseñados y hechos por nosotros!!

6 comentarios:

  1. Gracias por un articulo tan hermoso
    Encarna

    ResponderEliminar
  2. De nada Encarna, gracias a ti por tu comentario. Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  3. Muy chulo María.Todo objeto que es único y hecho por alguien en lugar de por una máquina puede transmitir sensaciones y por tanto es arte. A mí también me encanta este tipo de cerámica que no es fabricada 'en serie', la artesanía japonesa transmite mucha serenidad. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Muy bonito! Me han encantando los principios estéticos :). Se nos olvida que en lo imperfecto hay tanta belleza o más que en lo perfecto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo contigo Noe!!!!
      Un abrazo y garcias por pasarte por aquí

      Eliminar
  5. Hola María: Noto cierta admiración por el diseño japonés :) ¡Me encanta!!! Gracias.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...